Dieta blanda – Menús y recomendaciones

Si sufres de problemas en el aparato digestivo esta dieta es la indicada para ti, ya que, con un conjunto de alimentos fáciles de digerir para tu cuerpo, cumple su propósito de ayudar a las personas con problemas digestivos. Además, funciona como una dieta para bajar de peso y eliminar grasa de manera lenta pero saludable. En este artículo te enseñaremos todo lo que necesitas saber sobre la dieta blanda.

 

¿En qué consiste la dieta blanda?

La dieta blanda, que consiste en comer solo alimentos suaves y no muy altos en fibra, está ideada para las personas que están pasando por una enfermedad gastrointestinal, se están recuperando de una operación o tengan un problema que le impida masticar correctamente.  La dieta blanda, sobre todo cuando es prescrita por problemas digestivos, hace maravillas con la salud. Si sufres de gastritis o gastroenteritis esta dieta te puede ayudar mucho.

Al seguir un plan alimenticio como la dieta blanda el objetivo principal no es bajar de peso, sino cuidar la salud. Lo que se busca es facilitarle al organismo procesos como la masticación, la digestión y el tránsito intestinal.

Para que la dieta blanda cumpla otros objetivos –como bajar de peso- es recomendable ir a un especialista en nutrición. Él no solo prescribirá qué y cómo comer, también te indicará las porciones necesarias para aportarte las calorías y nutrientes que necesitas.

El propósito de la dieta blanda es minimizar la secreción de jugos gástricos para evitar la irritación del aparato digestivo, así como facilitar la formación y tránsito del bolo alimenticio. Esta dieta es apta para personas de todas las edades, desde bebes y niños hasta adultos y ancianos.

Razones para hacer la dieta blanda

  • Sufres de problemas en el aparato digestivo
  • Tienes problemas intestinales
  • Deseas bajar de peso lentamente pero de manera saludable
  • Tienes problemas en tu mandíbula y no puedes consumir alimentos sólidos
  • Estás recuperándote de una operación, o te encuentras bajo atención hospitalaria
  • Tienes diarrea
  • No puedes masticar bien
  • Estás pasando una enfermedad gastrointestinal
  • Tienes gastritis o sufres de gastroenteritis

Alimentos que sí puedes comer con la dieta blanda

  • Cereales como la pasta, el arroz blanco, papas hervidas o en puré
  • Carne de pollo, de pavo o ternera y pescados blancos
  • Huevos en tortilla, escalfados o pasados por agua. Dependiendo del caso se eliminará la yema los primeros días de la dieta
  • Los lácteos desnatados, yogures naturales y quesos como el requesón o el Burgos
  • Las verduras puedes consumirlas todas, a excepción de las crucíferas, si son en cremas, puré o sopas. Pero evita las hortalizas crudas
  • Las legumbres se consumirán en pocas cantidades en forma de puré o tamizadas sin piel
  • Las frutas mientras no sean ácidas, puedes consumirlas bien maduras o preparadas al horno o como compota
  • Las grasas que sean pocas y que provengan de fuentes como el aceite de oliva y no, por ejemplo, de la mantequilla o margarina
  • Las bebidas pueden consistir en té de hierbas con propiedades para la mejora estomacal y jugos de fruta como el de melocotón o lechosa

Alimentos que no puedes comer con la dieta blanda

  • Cereales integrales
  • Arroz guisado
  • Bollería, chocolate y snacks
  • Carnes rojas y muy grasientas
  • Pescados azules y alimentos ricos en ácidos grasos
  • Quesos curados
  • Comidas picantes, fritas, guisadas, muy saladas, condimentadas o azucaradas
  • Flan y natillas
  • Alimentos ricos en fibras, que tengan cáscaras y las semillas
  • Tabaco y alcohol

Ejemplo de menú de la dieta blanda

Día 1:
Desayuno: Un par de rebanadas de pan blanco con jamón de pavo.

Merienda-mañana: Fruta madura.

Almuerzo: Tortilla y caldo de pollo.

Merienda-tarde: Yogur natural.

Cena: Crema de vegetales, jamón York y manzana en compota o al horno.

Día 2:
Desayuno: Un par de rebanadas de pan blanco con jamón de pavo.

Merienda-mañana: Compota de fruta.

Almuerzo: Puré de calabacín y lubina a la plancha.

Merienda-tarde: Yogur natural.

Cena: Judías y puré de papas, compota de manzana.

Día 3:
Desayuno: Un par de rebanadas de pan blanco con jamón York.

Merienda-mañana: Fruta madura.

Almuerzo: Arroz, milanesa de pollo.

Merienda-tarde: Yogur natural.

Cena: Merluza, manzana asada y miel.

Día 4:
Desayuno: Un par de rebanadas de pan blanco con jamón de pavo.

Merienda-mañana: Compota de fruta.

Almuerzo: Acelgas al vapor, aceite de oliva y pavo a la plancha.

Merienda-tarde: Yogur natural.

Cena: Tortilla y compota.

Día 5:
Desayuno: Un par de rebanadas de pan blanco con jamón de pavo.

Merienda-mañana: Fruta madura.

Almuerzo: Crema de auyama y lenguado a la plancha.

Merienda-tarde: Yogur natural.

Cena: Puré de papas y compota de manzana.

Día 6:
Desayuno: Un par de rebanadas de pan blanco con jamón york.

Merienda-mañana: Compota de fruta.

Almuerzo: Puré de calabacín y lubina a la plancha.

Merienda-tarde: Yogur natural.

Cena: Crema de vegetales, jamón York y manzana en compota o al horno.

Día 7:
Desayuno: Un par de rebanadas de pan blanco con jamón de pavo.

Merienda-mañana: Fruta madura.

Almuerzo: Tortilla y caldo de pollo.

Merienda-tarde: Yogur natural.

Cena: Tortilla y compota.

Nota: Puedes variar los alimentos entre los días. Consume solo alimentos que estén en la lista de alimentos permitidos para la Dieta Blanda. También, puedes buscar recetas en internet para preparar tus comidas con los alimentos de la lista.

Ventajas y desventajas de la dieta blanda

Ventajas

  • Es muy recomendable para aquellas personas que sufren problemas de estómago
  • Es una dieta muy fácil de digerir ya que en ella se eliminan aquellos alimentos que pueden causar irritación 
  • Los alimentos que se incluyen en la dieta blanda, favorecen la pérdida de peso y la eliminación de grasas

Desventajas

  • Es una dieta muy baja en fibra
  • A simple vista no resulta demasiado apetitosa, e incluso puede convertirse en una dieta monótona
  • Es importante no prolongarla demasiado tiempo, ya que es una dieta carente de algunos nutrientes necesarios

Consejos para llevar la dieta blanda

  • Procura comer poca cantidad, pero haz varias comidas al día (al menos 5). De esta forma, evitas que tu aparato digestivo trabaje forzosamente a la vez que minimizas la producción de jugos gástricos y gases
  • Si te han prescrito la dieta blanda debes comer los alimentos tibios, ni muy fríos ni muy calientes, pues estos extremos irritan las paredes del tracto digestivo y del estómago. Además, si tu problema no es en la mandíbula, debes masticar correctamente y comer lento, así la digestión se realizará más fácil
  • Es necesario que comas sin hablar demasiado para evitar la formación de gases
  • Las comidas prepáralas en el horno, hirviéndolas o a la plancha. Nada de freír, ni hacer salsa, y tampoco usar sazonadores
  • Luego de comer reposa al menos 20 minutos, esto significa que debes parar tus actividades, pero no dormir, ya que si te duermes enlenteces y frenas la digestión

Recuerda que la dieta blanda no está diseñada para durar toda la vida con ella. Más bien está pensada para un proceso de recuperación, algo temporal. Se espera que al cabo de pocos días con este plan alimenticio (alrededor de siete días) vayas mejorando y volviendo poco a poco a comer normal o seguir otra dieta diferente

Para concluir, te animamos a seguir esta dieta, ya que es muy saludable y fácil de hacer. ¡No esperes más! Comienza la dieta blanda de inmediato.



¿Te ha sido de utilidad?
104 votos, promedio: 3,83 de 5104 votos, promedio: 3,83 de 5104 votos, promedio: 3,83 de 5104 votos, promedio: 3,83 de 5104 votos, promedio: 3,83 de 5
104 votos, promedio: 3,83 de 5 votados
Cargando…